Archivo de Próximas Exposiciones

“El amor que no cesa”. Pinturas de Eva Ruiz, sobre Miguel Hernández

“El amor que no cesa”. Pinturas de Eva Ruiz, sobre Miguel Hernández

“Pasear a través de la obra de Eva es recrear nuestro entorno desde de la magia de la sencillez y la fiesta de la quietud. Su mirada enriquece el paisaje, los rostros, el declinar del tiempo. Y esa riqueza nos honra y nos obliga a reflexionar, a volar, a sentir la luz. Eva Ruiz, demiurgo del sureste, manos y ojos imprescindibles”.  (Raquel Lanseros)

Abierta de lunes a viernes de 17 a 20 horas.  Hasta el 25 de septiembre de 2011. Organiza Agrupación ateneísta Juan Negrín.

Sala de exposiciones Espacio Prado. Ateneo de Madrid.
C/ del Prado, 21 Madrid.

Introducción del catálogo

La pintora oriolana Eva Ruiz nos tiene acostumbrados en sus recientes exposiciones a propuestas artísticas transparentes, rigurosas en las técnicas utilizadas, comprometidas con los paisajes afectivos y siempre intimistas de su propio palpitar humano y por ello también reconocibles para todos los oriolanos, sin simplismos ni mixtificaciones, de verdad y por ello sinceras, Su identificación con la poética de Miguel Hernández va más allá de esa plasmación de lugares entrañablemente ligados al universal poeta oriolano, pues su percepción de dichos espacios geográficos, gastados a nuestros ojos por la cotidiana presencia, es nueva siempre en ella, ilusionante y, especialmente, cercana a quien se sintió cantor de las esperanzas y sueños de todo un pueblo.

El Ateneo de Madrid, institución cultural en la que la libertad y las Humanidades en su más amplia expresión (Bellas Artes, Literatura, Escultura, tertulias, etc.) fueron sus señas de identidad y que tuvo entre
sus asiduos visitantes a Miguel Hernández, fue el primer espacio expositivo de Rafael Alberti en aquellos
años veinte tan intensos. Ahora Eva Ruiz, vanguardista en su clásica paleta, innovadora en su visión íntima y transparente de los rincones hernandianos de Oriliuela, muestra en la Docta Casa los frutos de un permanente recuerdo a Miguel Hernández, más allá del centenario de su nacimiento. Si entre los seculares muros del Ateneo nuestro poeta recitó versos comprometidos en los años precedentes a la Guerra Civil, ahora Eva Ruiz nos ofrece con vivos colores -a la vez callados y silenciosamente bellos- paletadas de una presencia viva del poeta en su pueblo, en el LXXV aniversario del alistamiento del poeta oriolano en el Quinto Regimiento, el 23 de septiembre de 1936, y casi ocho años después de la celebración, también en el Ateneo madrileño, de un memorable homenaje a los coetáneos del oriolano, en el marco del II Congreso Internacional sobre su figura, promovido por nuestra Entidad, la Asociación de Amigos del poeta y otras instituciones.

La Fundación que lleva el nombre del poeta no podía permanecer ajena a la organización de esta memorable exposición y mostró desde el principio su propósito de colaboración entusiasta. Juan Ramón
Jiménez, frente a la ilusión de un grupo de jóvenes Oriolanos que pretendían impulsar la revista literaria
Silbo en la primavera de 1936, les respondió: “¿Y nos es nadie la ilusión?”. Por ello, con modestia, pero
también con una tremenda ilusión, apoyamos esta muestra de Eva Ruiz, artista ya reconocida y que, como
Miguel Hernández, sabe que en las manos del artista reside el mágico don de metamorfosear la cotidianeidad en belleza, aunque ésta Sea, en muchos lienzos de Eva Ruiz, invisibles a los ojos y que, por ello, sea preciso contemplarlos con la sensibilidad del corazón.

Juan José Sánchez Balaguer
Director de la Fundación Cultural Miguel Hernández

  • Imprimir esta entrada

“Signos personales”- Andreu Castillejos

El viernes día 28 se inaugura en la Sala de Exposiciones de la Fundación Cultural Miguel Hernández, en el Rincón Hernandiano, a las ocho de la tarde, la muestra “Signos personales”, del prestigioso pintor y fotógrafo ilicitano Andreu Castillejos, que podrá contemplarse hasta el 4 de mayo.
La exposición incide en el universo mítico y poético de Castillejos, en el que también lo colectivo hace acto de presencia, así como, según Rafael Navarro Mallebrera, “una síntesis enriquecedora de contradicciones, que se condensan en un titánico esfuerzo de expresión”.

  • Imprimir esta entrada